ORACIÓN

Señor, ante Ti me descubro

no siendo buen prójimo para los demás,

me siento más cerca del Levita que buscaba la Ley

y del Sacerdote que buscaba cumplir.

Quiero estar cerca del prójimo como el samaritano,

ayúdame a verte identificado con el que sufre,

con el pobre, con el abatido, con el necesitado.

Quiero seguirte y responder a tu llamada,

“Vete y haz tú lo mismo”,
ser como ese samaritano, que aún rechazado,

cuida y consuela a sus hermanos.